Calculadora de porcentaje: calcular fácilmente tu porcentaje de forma online + fórmulas

Calculadora de porcentajes para todo tipo de porcentajes. Con aclaraciones ilustradas, ejemplos, fórmulas, formas de calcular y muchos consejos. En esta página podrás encontrar calculadoras de porcentaje con las cuales podrás realizar todos los cálculos de porcentaje que necesites:

  • Valor de porcentaje: ¿Cuál es el 26 % de 133?
  • Tasa de porcentaje: ¿Qué porcentaje es 44 respecto a 122?
  • Valor base: ¿12 es el 22 % de qué?
  • Aumento y reducción: aumentar o reducir el número 20 en un 15 %
  • De valor en valor: ¿De 2,60 a 2,70 qué porcentaje hay?

Calculador de porcentaje

Está claro que el 50 % de 100 es 50. ¿Pero entonces cómo se puede calcular el 26 % de 133?

Pues es muy sencillo cuando uno utiliza la siguiente fórmula.

 

Tasa de porcentaje

El cálculo de porcentaje no es difícil, pero ¿y si queremos saber la tasa de porcentaje? Por ejemplo: ¿Qué porcentaje es 44 respecto a 122?

La tasa de porcentaje resulta de la división del valor de porcentaje (el dividendo) entre el valor base (el divisor) multiplicado por 100 %.

 

Cálculo del valor base

Las partes fundamentales del cálculo de porcentaje son la tasa de porcentaje, el valor de porcentaje y el valor base. ¿Pero cómo se calcula este último? Pongamos un ejemplo. Digamos que hemos pagado 12 € y esto es el 20 % del precio total. ¿Cuál es el precio total o valor base?

El precio total sería la multiplicación del cociente del valor de porcentaje (dividendo) entre la tasa de porcentaje por 100 %.

 

Aumento y reducción de un valor

 

 

Valor en porcentaje

 

 

Cómo calcular los porcentajes en el día a día

Hay quien dice “Yo ya no necesito las matemáticas, ¿para qué si ya no voy a clase?”. Por desgracia eso no es tan así. Por lo menos se necesitan algunos cálculos básicos y el porcentaje es uno que aparece frecuentemente. Ya sea un comerciante que tiene que encontrar sus márgenes o un consumidor que quiere saber el precio con IVA de un producto, ¡los porcentajes aparecen constantemente en nuestras vidas!

De hecho el porcentaje es la disciplina reina de los cálculos del día a día: los porcentajes aparecen en la vida constantemente.

¿De dónde viene el porcentaje?

Originalmente la palabra porcentaje viene del lenguaje que los comerciantes de Babilonia utilizaban. Entonces se utilizaban fracciones y tasas de porcentaje para indicar sobre todo los intereses financieros. En España se utilizaron por primera vez a partir de la forma italiana “per cento”, de donde viene “porcentaje”. El símbolo “%” no aparece hasta varios siglos después. En el siglo XIX la línea de la fracción no solía ser recta sino oblicua, lo que con el paso del tiempo dio origen al símbolo de porcentaje hoy utilizado universalmente.

Porcentajes en la práctica

Sobre todo en el mundo del comercio, los porcentajes son ubicuos. Estos son algunos casos típicos en los que aparecen:

  • Tasas de descuentos
  • Cálculo del IVA
  • Subidas de precios de comidas y bebidas
  • Cálculo de precios de compra
  • Margen de beneficios de una empresa
  • El interés y el interés compuesto
  • Negociaciones y subidas de salarios
  • Contenido de alcohol de una bebida
  • Margen de rentabilidad

Razones fundamentales del porcentaje

Los datos de porcentaje expresan una relación entre dos cantidades, cumpliendo una función similar a expresiones como “la mitad” o “un cuarto”. Con ello “la mitad” significa lo mismo que “el 50 por ciento” y “un cuarto” lo mismo que “25 por ciento”. Los porcentajes pueden además denotar expresiones más complejas y sutiles, como el 23 por ciento de un valor base.

Igual que “la mitad” o “un cuarto” expresan porcentajes que relacionan un valor con otro valor base, las subidas y bajadas en porcentaje se pueden expresar mediante los propios porcentajes.

Con ello si decimos: “Me han subido el salario un 5 %”, decimos lo mismo que: “Mi salario es un 105 % de lo que era antes”.

O si decimos: “El alquiler ha bajado un 3 %”, decimos lo mismo que: “El alquiler es un 97 % de lo que era antes”.

Otro ejemplo: “El consumo ha bajado un cuarto”, significa lo mismo que “el consumo es tres cuartos de lo que era antes”.

Para apreciar la diferencia entre dos valores porcentuales se suelen utilizar los puntos porcentuales. Por ejemplo, un partido político ha pasado de recibir un 4 % de los votos a un 5 %. En ese caso se podría decir que el partido ha subido un punto porcentual, o que ha recibido un 25 % más de votos (o un 125 % en comparación con los votos originales). Los puntos porcentuales nos dan pues la diferencia entre dos valores de porcentajes. En estos casos el valor original se considera 100 %, por eso la subida del 4 al 5 % del caso anterior resulta el 125 % del valor original.